De lo más alto a lo más bajo

Repasamos al Ilicitano en este año 2017, donde el descenso a Segunda B del primer equipo también afectó al fútbol base.

0
Fotografía: Juan Monzón / Franjiverdes.com

El año 2017 será recordado en el filial del Elche por ser toda una montaña rusa. Subidas y bajadas, sin ningún tramo de estabilidad. Toda una tormenta de experiencia para la afición del Elche CF.

El principio del 2017 no es que fuera para tirar cohetes. El Ilicitano, entrenado por Vicente Parras, había realizado una discreta primera vuelta. No había sido mala racha, pero es cierto que el equipo se había descolgado de los puestos de ‘play-off’.

Se venía de realizar una gran temporada con Nuha, Liberto, José Carlos ‘Chiri’, Fran Martínez, Iván Agudo, Rubén ‘Rubio’, Álex Alonso y Primi. Era la ocasión que otros jugadores tomaran el testigo y se amoldaran al filial.

Pero parece que el equipo no terminaba de arrancar. Ya habían jugadores de la temporada anterior como Javi Llor, Kilian Morante, Ismael César, Branimir Cipetic o Antonio Caballero. Sin embargo, algo faltaba.

El Ilicitano empezaba el 2017 con 28 puntos, en la posición 11 de la tabla. Siete victorias, siete empates y siete derrotas mostraban a un equipo con mucha irregularidad.

Durante el mercado de fichajes, se realizaron varios refuerzos para el equipo. Kike Echavarri y Francisco Perujo reforzaban la defensa. Las marchas de Domingo Jarana y Darío Guti también obligaban a traer un delantero para el equipo. Habibe vino desde la UD Alzira para cubrir dichas bajas.

Además, el equipo recuperaba a Sory Kaba tras ser operado y estar varios meses de baja. Su incorporación al Ilicitano se notó y mucho. Llegó a anotar 12 goles sólo en la segunda vuelta. Una cifra nada mal para la Tercera División.

No obstante, el dato que más se notó en el Ilicitano de esta segunda vuelta fue el de los goles encajados. El equipo tenía 22 goles en contra al comenzar el 2017, y en mayo cuando terminó la competición, fueron 15 los goles encajados por el equipo.

Esto fue clave para conseguir una de las mejores segundas vueltas de los últimos años. El Ilicitano incluso estuvo peleando contra Castellón, Novelda y Villarreal ‘C’ por un puesto de ‘play-off’ de ascenso.

Desde marzo hasta el último día de ábril, el equipo sólo conocía la victoria. Hasta 8 victorias seguidas ponían al Ilicitano en lo más alto. El equipo de Vicente Parras parecía imparable.

Por desgracia, la situación del primer equipo afectó enormemente al Ilicitano. Aunque se metiera el equipo en los ‘play-off’, de nada serviría si el Elche CF no conseguía la permanencia en Segunda División.

Con la subida de Vicente Parras al primer equipo y Ramón Villagordo en el banquillo del Ilicitano, muchos planes se vinieron abajo. La temporada terminó, con el Ilicitano sin poder luchar por ascender y el Elche descendido a Segunda B.

Ni Parras ni Villagordo siguieron en el club franjiverde. Pero no fueron los únicos. El verano de 2017 estuvo marcado por la multitud de salidas de los jugadores del Ilicitano. Curiosamente, algunos a equipos de Segunda B.

Branimir se marchó al CD Vitoria, equipo filial del Eibar. Kike Montesinos al Extremadura, Kilian Morante al Alcoyano, Antonio Caballero al Rápido de Bouzas, Ismael César al Deportivo Cabecense, Javi Llor al Atlético Levante, Fran Martínez al Oberwallis Naters de Suiza, Rubén García al Córdoba B, Mauro Lucero al Cartagena… y así hasta desmantelar por completo el proyecto de Parras.

El Elche subió en bloque al División de Honor, la famosa ‘generación del 98’. Una de las generaciones con más futuro que se recuerdan en la Ciudad Deportiva. Pero para competir en Tercera División, hace falta algo más.

También vinieron nuevos jugadores y un nuevo entrenador para el Ilicitano. José Luis Acciari tomaba el mando del banquillo. Conforme pasaban las semanas, hubieron nuevas llegadas para el filial.

Pero el equipo entró en una dinámica muy negativa. Como comentamos en su día, todo era nuevo para los jugadores. La categoría, los compañeros, el entrenador, el sistema… No es de extrañar los números cosechados. Un total de 19 puntos, con 4 victorias, 7 empates y 9 derrotas.

Una primera vuelta que dejó al Ilicitano en los puestos de descenso, incluso en la penúltima posición de la tabla clasificatoria. Por suerte, el club franjiverde reaccionó y puso a David Bascuñana como nuevo entrenador.

Además, la vuelta de Fran Martínez y la llegada del delantero Kofi le han otorgado más experiencia a dicha plantilla. Con un nuevo sistema de juego mejor adaptado a las características de dichos jugadores, el Ilicitano ha podido mejorar.

El equipo ha logrado 3 de sus 4 victorias con David Bascuñana como entrenador. También es verdad que todas estas victorias fueron en el Martínez Valero, incluida la lograda con Acciari en el banquillo..

Podemos resumir que este año 2017 hemos tenido luz y oscuridad con el Ilicitano. Una segunda vuelta de la temporada anterior, que nos hizo soñar con meternos en ‘play-off’ y lograr el ascenso a Segunda B. Una primera vuelta de la nueva temporada metidos en zona roja y con el peligro de bajar a Preferente.

 

Comentarios

comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta