Fotografía: Juan Monzón / Franjiverdes.com

El Ilicitano se mentalizaba de que este partido iba a ser importante para alejarse de la zona roja de descenso. El Rayo Ibense busca el mismo objetivo que el filial franjiverde: seguir otro año más en Tercera División.

Bascuñana sacaba un once bastante peculiar, con Samba como central y Rafa Palao en el centro del campo. Dicho jugador es del División de Honor, y al igual que pasó con Salort en su momento, Bascuñana le ha dado la confianza de jugar en un partido muy importante.

Empezaba el filial “mordiendo”, con una presión asfixiante al Rayo Ibense. Nada más empezar, marcaba Ismael Martínez en una jugada al primer toque por la banda izquierda. Palao le dejaba el esférico en una posición óptima para que Ismael ajustara su disparo al palo largo de Palopa.

Los minutos seguían corriendo, pero el Ilicitano siguió buscando el gol. Sabían que una diferencia tan corta podría ser peligrosa para la segunda mitad, e intentaron aumentar la ventaja.

Molina, Kofi, Jero y Vázquez las tuvieron de todas las formas y colores. Pero la falta de puntería y la buena actuación de Palopa impidieron otro gol de los franjiverdes.

Pese a ello, el Ilicitano realizó una presión con una defensa adelantada, impidiendo cualquier contra o jugada de peligro que pudiera realizar el Rayo Ibense. Un esfuerzo físico muy alto que le daba la victoria momentánea al Ilicitano, pero es cierto que la ventaja en goles podría haber sido mayor.

En la segunda mitad, este esfuerzo tan alto se notó. El Rayo Ibense pudo salir un poco más de su campo, y en los minutos finales, llegaban al área de Juanma con más peligro. Igualmente, el sacrificio del Ilicitano fue para enmarcar.

Los franjiverdes estaban exhaustos y no tenían el balón tanto como en el primer tiempo. Pero supieron ponerse “el mono de trabajo” y luchar todos los balones que pudieron.

Hacia el minuto 60, el Rayo Ibense se quedaba con diez jugadores al ver Jordi su segunda amarilla. La tensión y velocidad del Ilicitano dejaba en desventaja al rival, que llegaba tarde en algunos balones divididos. Esto provocó que Jordi no midiera bien en el momento de su expulsión.

Aunque estuvieron con inferioridad numérica, el Rayo Ibense tuvo sus mejores minutos con diez jugadores. Había más espacio, y ellos lo aprovecharon mejor ante un Ilicitano muy cansado. Los cambios paliaron un poco dicha situación, pero los aficionados estaban con el corazón en la mano.

Un córner, una falta o un mal pase podría provocar una ocasión clara para el Rayo Ibense. De hecho, la tuvieron en el minuto 92. Aitor saltaba por encima de la defensa del Ilicitano, en un centro colocado por Javi Navarro. El balón cabeceado se marchaba por encima del larguero.

Final del partido y alegría en el equipo franjiverde. Se sufrió mucho en la segunda mitad, aunque lo importante son los tres puntos. Esto les aleja de la zona de descenso, pudiendo ampliar ventaja con los otros equipos que luchan por la permanencia.

Fue un partido muy trabajo por parte del Ilicitano. Siguen existiendo cosas a mejorar, pero el equipo está encontrado su estilo. Defender con el balón, abrir las bandas, soltar rápido la bola…conceptos que van funcionando muy bien en este equipo.

La alegría no debe ser sólo por los tres puntos, sino también por la mejoría en el juego de control y del mediocampo. El Ilicitano se está convirtiendo en un equipo valiente, con sus partes buenas y malas. Pero es un estilo que le encaja a la perfección.

 

Ficha Técnica:

Elche CF Ilicitano: Juanma; Óscar Gil, Ramón Bernad, Samba, Edu Latorre; Jero Rocamora, Rafa Palao;  Ismael Martínez, Molina (min. 83, Ibrahim), Vázquez (min. 78, Jony); Kofi (min. 91, Habibe).

UD Rayo Ibense: Palopa; Corbalán, Castellanos, Aitor, Requena (min. 9, Javier García); Brayan, Santiago, Jordi, Rafa Pina; Elías (min. 27, Cristian), Pablo (min. 50, Javi Navarro).

Goles: 1-0 (min. 8, Ismael Martínez).

Árbitro: Álvaro Moreno Navarro, del colegio valenciano. Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Rafa Palao y Juanma Conesa. Amonestó con tarjeta amarilla a los visitantes Pablo y Corbalán. Expulsó con doble amarilla al jugador Jordi del Rayo Ibense.

 

Comentarios

comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta