Fotografía de la época en el Diario Información

Después del fallecimiento de José Pastor Sempere, el fundador de la Peña Raval y del fútbol base en Elche, hemos querido hacerle un homenaje hablando con aquellos que más lo conocieron.

Y es que ‘Pepito’ ha sido un hombre de mucha importancia en el mundo del deporte ilicitano, aunque bien es cierto que las nuevas generaciones pueden no conocer su figura y sus actos tanto como se merece.

 

En primer lugar, Nacho Andreu, actual presidente de la Peña Ilicitana Raval, habló en SER Deportivos con Pepe Morago sobre la muerte de José Pastor, fundador del club.

“Es una pena porque no pasaba su mejor momento, pero todo lo que ha hecho hasta que ha podido ha sido muy grande. No hay nadie que haya dejado esa impronta en el fútbol base como él”.

“Una de las cosas que Pepito ha conseguido durante su trabajo en el fútbol base era que todo lo que tenían eran amigos, desde el Ayuntamiento, la Federación o el Elche CF, a clubes cercanos o vecinos. Siempre tenía un tono conciliador y cuando llega este momento, las muestras de cariño han sido multitudinarias”.

El club va a seguir, intentaremos acercarnos a los valores que él tuvo con la Peña y seguiremos trabajando por esto. Ha pasado mucha gente durante su etapa y seguirán pasando muchos niños y niñas. El Elche CF se ofreció para realizar un minuto de silencio antes del partido y se lo agradecemos, también a todas las personas que nos han mandado mensajes de cariño a la figura tan grande de José Pastor”.

 

Además, contactamos con otras personas cercanas a él. Uno de ellos fue José Vicente Candela, que fue durante más de 20 años secretario de la Peña Ilicitana Raval y también es director del fútbol base ilicitano. Por otra parte, es redactor de nuestro medio.

Pepito era “una persona entrañable, afable, cercana a todos y todos los calificativos cariñosos que se le puedan aplicar a este buen hombre, porque realmente era un buen hombre”.

Su legado “es difícil de superar. Fue la primera persona que yo conozco que inculcaba desde siempre unos valores a los jugadores, entrenadores, delegados y padres. Valores de deportividad ante todo, compañerismo, lo que hoy llamamos el fair play, el juego limpio. Eso era lo primero, formar y luego competir”.

Fotografía de la época en el Diario Información

“Ha sido muy importante. Fue uno de los cofundadores de la Peña Cultural y Deportiva Raval. Es decir, no solo se dedicaba al fútbol, también fue importante en la cultura. Las primeras majorets de Elche salieron del Raval, la escuela de automodelismo, los campeonatos de ajedrez y un largo etcétera que se promovían desde la Peña Cultural Raval. Además, en 1999 repartió el Gordo de Navidad entre gente trabajadora que realmente lo necesitaba”.

No me han sorprendido las muestras de cariño de la gente. Era una persona muy querida allá donde iba. Era una gran persona y era imposible poder discutir con él. Cuando alguien le proponía algo, si estaba en sus manos, no dudaba en ayudar. Lo he vivido en mis carnes”.

El minuto de silencio ante el CD Ebro “es lo menos que podía hacer el Elche por Pepito, el minuto de silencio. Entre los clubes de la Asociación, de la cual soy el presidente, nos dirigimos al Elche para ver qué homenaje se le podía hacer. Todo el trabajo que ha hecho es por y para el Elche, muchos jugadores de Ilicitano y Elche han salido de la Peña Raval. No me gustaría que esto se quedara en un minuto de silencio. La idea de los clubes es hacerle un gran homenaje, intentaremos hablar con el Elche, Ayuntamiento y Federación para ver qué podemos hacer por esta persona, que se lo merece todo”.

Se intenta que continúen los valores que nos ha inculcado, y a mí, que he trabajado codo con codo con él y el resto de la directiva. Los valores se han mantenido hasta que se ha podido. Hoy los tiempos han cambiado, los clubes se profesionalizan, van más por el tema profesional, promoción. Esos valores van cayendo poco a poco en el olvido, por desgracia. Mientras Pepito ha estado en la Peña hemos intentado mantenerlos, ahora van desapareciendo. Es cierto que idea de hoy en día de los clubes es intentar formar chicos, que salgan a grandes clubes y que puedan sacar algún rédito económico”.

Sobre su club “la Peña Raval es la más antigua de Elche, aunque no del término municipal, el CD Altet es más antigua. Siempre se le ha querido y siempre se le querrá, esperemos que dure. El presidente es Nacho, un chico joven y va alternando entre la idea de la época de Pepito y la que hoy en día capitanea, que es ya no la formación, sino poder competir más que formar. La idea básica en la que muchos seguimos creyendo es que primero es formar y luego competir, pero los tiempos cambian y hay que seguir”.

Fotografía: La Peña Arrabal y su antigua equipación

Otro que puede hablarnos bien de Pepito es Juan Monzón, nuestro fotógrafo del fútbol base y un hombre que, debido a su trabajo en la cantina de la Ciudad Deportiva, ha visto pasar a todo el mundo deportivo de nuestra ciudad.

“Yo no tengo nada que ver con la Peña, pero conozco a Pepito desde que tengo 5 años. Lo recuerdo como un hombre grande, que se rodeaba de niños y con su amabilidad y felicidad hacía que jugaras al fútbol con ilusión. Una persona que nunca tenía un mal gesto, siempre afable y amante del fútbol”.

La Peña Raval “es el club más antiguo de Elche, y eso significa que muchas generaciones pasaron por este club. Y los que pasaron y los que están tienen algo de Pepito. El club enseña valores que sirven para el deporte y para la vida: respeto hacia todos, competir para crecer pero sin pisotear a nadie, ser una familia… Antes era más fácil porque había pocos equipos y todos se conocían. Ahora es más difícil, pero aun así, el legado de ser un club familiar persiste”.

“Todos los clubes intentan mejorar año tras año, y la Peña no es menos. Desde sus principios, el club ha organizado torneos, tanto para niños como adultos, haciendo que la filosofía de la Peña se extendiera a todo el mundo”.

Sobre el homenaje, “que los clubes de fútbol de Elche tuvieran una muestra de apoyo o una muestra de sentimiento hacia Pepito no me ha extrañado nada en absoluto. Todos sabían quién era y lo que representaba. Se ganó este reconocimiento en los campos, enseñando que lo importante era educar en el deporte a los niños. Cierto es que había que competir, pero siempre desde el respeto. Él fue muy querido por todos por ser el primero y eso la gente lo recuerda como un legado, como una doctrina que todos deben tener. Fue el maestro, y eso no se olvida“.

El gesto del Elche “ha sido impresionante. No hizo falta decirles nada. Desde el Elche se fraguó la idea de hacerle el minuto de silencio. En el mundo del fútbol, igual que en otros círculos, se sabe quién es quién. Pepito era una persona conocida y reconocida por todos. Desde la Peña han salido jugadores que, en una categoría u otra, jugaron en el Elche, y sin duda, el Elche siempre está en contacto con los clubes de la ciudad. Fue un gesto muy gratificante que el Elche le ofreciera un minuto de silencio. Es más, creo que muchos trabajadores del Elche han jugado en la Peña Raval, y eso lo hace más especial”.

Los valores de la Peña Raval siguen siendo los mismos de siempre pero adaptados a los nuevos tiempos. Se fomenta que los jugadores hagan deporte, y que tengan valores en la vida que sean adecuados para los tiempos actuales, y eso hace que el club sea dinámico, con el tema de redes sociales y de usar tecnología para que la imagen del club sea moderna, pero con los valores de siempre”.

Comentarios

comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta